Páginas

22 de agosto de 2017

Flora y fauna del Cerro de Santa Catalina -7-


Existen especies que prefieren ambiente salino para proliferar, y los acantilados del cerro y su entorno son ideales para ello. Además de algunas ya citadas como la acelga marina  y la hierba de las cucharas, encontramos: macela mariña (Tripleurosperum maritimum)




llantén de mar (Plantago maritima) 






clavel de playa (Armeria maritima),




apio bastardo (Apium graveolens), 



culantrillo de mar (Asplenium marinum)




zanahoria de acantilado (Daucus carota subsp gummifera),





hinojo de mar (Critmum maritimum),  



agrieta (Rumex biformis) 




rábano de mar (Raphanus raphanistrum)





una gramínea sin nombre vernáculo  (Desmazeria marina), 




margaritón (Leucanthemum crassifolium), 


una cariofilácea también sin nombre vernáculo (Sagina maritima),




y las collejas de mar (Silene maritima)
 

21 de agosto de 2017

Flora y fauna del Cerro de Santa Catalina -6-


En zonas calizas es frecuente el surgimiento de manantiales, trabajados como fuentes, y en la vertiente oriental hallamos La Fontica. 


Aprovechan su humedad algunos helechos: el cabello de venus (Adiantum capillum-veneris), 



o el culantrillo blanco (Asplenium rutamuraria





 y en sus cercanías otros plantas: las lágrimas de la Virgen (Allium triquetum)


  



La juncia (Cyperus longus)   



y la hierba de las cucharas (Cochlearia danica)



A beber acuden los jilgueros (Carduelis carduelis 





tarabillas (Saxicola torquatus


 y tordos comunes (Turdus Philomelos)

 

El edificio de San Eutiquio frena el agua de lluvias y la humedad también es alta, allí crece la berra (Apium nodiflorum),



un berro sin nombre vernáculo conocido (Cardamine flexuosa)






y otro helecho: el culantrillo negro (Aspleniun adiantum nigrum).  

 


20 de agosto de 2017

Flora y fauna del Cerro de Santa Catalina -5-

Estos arbustos ornamentales también cumplen otra función: dar alimento a algunos insectos:  a la vanesa o almirante rojo (Vanessa atalanta), que viene de lejos




y a las abejas (Apis melifera), que en algún lugar tendrán el panal.
 


Las higueras (Ficus carica), que seguro aprovecharían los reclutas, son utilizadas como alimento más que de escondrijo,





 
 para estorninos pintos (Sturnus vulgaris).



En los parterres de las nuevas zonas ornamentales creados tras la última reestructuración, con la construccion de un parking y la sustitución de la gran carabela de madera por juegos infantiles aparantemente menos peligrosos pero más aburridos





se plantaron otras ornamentales: evónimo (Eunyumus japonicus), 


coprosma (Coprosma x kirkii 'Variegata’), que si no  llega a ser por la página de Infojardín se queda sin identificar,





y olivilla (Teucrium fruticans), 




Entre ellas crecen más planatas ruderales: coniza (Erigeron sumatrensis)


galinsoga (Galinsoga ciliata), 



hierba cana (Senecio vulgaris),  


mastranzo (Mentha suaveolens), 


incluso alguna que requiere humedad -se acumula en esta zona- como los rizos de dama (Epilobium tetragonum).